Advocación Mariana

Es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María.

Virgen del Rosario de Agua Santa

Esta advocación surgió en la ciudad de Baños, Ecuador, cuando la pequeña población acababa de fundarse por el año 1570 cuando los misioneros dominicos recorrían la región evangelizando los centros de Ambato, Pelileo, Patate y Canelos, una humilde choza servía de iglesia. Una noche el sacristán vio que la imagen de la Virgen María abandonaba la choza acompañada de dos ángeles viniendo a descansar al pie del chorro de agua. El padre y los habitantes de la ciudad de Baños se reunieron y pidieron a la Virgen que manifieste su voluntad.

Virgen de El Cisne

A fines del siglo XVI hubo una gran hambruna por la sequía en el paraje de la hoy conocida como Parroquia de El Cisne y por tal motivo los indios que vivían en esa región decidieron emigrar hacia un lugar menos inhóspito. Cuando, se les apareció la Virgen y les dijo que "fundasen aquí una iglesia, que allí los quiero asistir para que no tengáis hambre" Obedecieron los indios y más aún, algunos viajaron a Quito y mandaron a tallar una imagen de la Virgen Maria con el mismo artista español Diego de Robles que había trabajado antes la imagen de la Virgen del Quinche.

Virgen del Cinto

Todos los domingos del mes de septiembre se realiza la peregrinación al Santuario del Cinto desde el Barrio la Mena por la carretera a la parroquia de Lloa. Cientos de personas acuden al sitio a venerar a la Virgen pintada en piedra y cuyo origen milagroso es desconocido pero se le atribuye a fray Pedro Bedón que fue un fraile y pintor español de la Escuela Quiteña de arte y que vivió entre los años 1551 y 1621.