Virgen de la Medalla Milagrosa

La Virgen de la Medalla Milagrosa 5/5 (1)

Festividad:La Virgen de la Medalla Milagrosa – 27 de septiembre
Fiestas de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Maria Concepta Sine Peccato Ora Pro Nobis Qui Ad Te Confugimus

(Oh María sin pecado concebida rogad por nosotros que recurrimos a ti)

La Virgen de la Medalla Milagrosa es una advocación Mariana de las apariciones ocurridas entre el 18 de julio y 27 de noviembre de 1830 en la Capilla del Convento de las Hermanas de la Caridad en París Francia a una monja llamada Catalina Labouré.

La Santísima Virgen se manifiesta a la monja para entregarle un modelo de medalla que sirva de consuelo para todo aquel que le tiene devoción.

Las personas que la llevan con confianza recibirán abundantes gracias.

La medalla en el frente tiene la imagen de la Virgen María con rayos de gracia saliendo desde sus manos y unas frases reveladas por la Madre Santísima antes citadas. A sus pies el globo que representa la Tierra.

En la parte posterior una letra M bastante grande en la que nace una cruz, más abajo dos corazones encendidos en llamas y uno de ellos atravesado con una espada, símbolos rodeados por doce estrellas.

La medalla revela el proyecto de amor de Dios con los hombres.

Oración a la Virgen de la medalla milagrosa para conseguir favores

¡Oh Santísima Virgen Inmaculada,
fuente de piedad y hermosura,
alegría de la gloria, consuelo del cielo!
Benignísima Madre de Misericordia
Hija del eterno Padre,
Madre del Divino Hijo
Esposa amantísima del Espíritu Santo y noble descanso de todos.

Os reconozco y venero, oh Reina de los cielos,
como Madre y Señora mía;
vos llena de infinita clemencia y compasión,
desde vuestro trono elevado
volved vuestros ojos bondadosos
hacia vuestros humildes devotos
y dadnos vuestra segurísima y eficaz protección.

Oración a la virgen de la medalla milagrosa para casos imposibles

Dios te salve, María,
llena de gracia y bendita más que todas las mujeres,
Virgen soberana y perfecta elegida para Madre de Dios
no solo para vuestra dignidad y gloria
sino también para la salvación nuestra
y provecho de todo el género humano,
venimos con confianza y suplicantes en esta ocasión
para solicitar tu ayuda como madre amorosa
que siempre está dispuesta a socorrer a sus hijos.

¡Virgen de la Medalla Milagrosa!
os elijo, desde ahora y para siempre,
por mi madre, mi abogada y mediadora,
Reina y Señora de todas mis obras,
y protectora y auxiliadora ante la majestad de Dios.

Referencias:

Virgen de la Medalla Milagrosa, Hablemos de Religión , tomado el 30 de abril de 2019.